(Last Updated On: 5 junio, 2014)
Formación en la Universidad

Antiguamente el elemento diferenciador para ser más competitivo y diferenciarte del resto era tener un título de formación superior. Las empresas buscaban personas para puestos de responsabilidad y recurrían a universitarios, licenciados en economía, empresariales, ingenierías, etc. Éstos al cabo del tiempo recuperaban con creces la inversión de estar 4 o más años estudiando sin trabajar, gracias a un salario mucho mayor que aquellos que se habían puesto a trabajar justo al salir del colegio a los 14 o 16 años.

Objetivo clásico para los padres: llevar a los hijos a la universidad

Los padres que generación tras generación se dieron cuenta de esta realidad, procuraron por todos los medios proveer estudios universitarios a sus hijos porque al final sabían que saldrían ganando más a largo plazo. Esto que fue un hecho durante décadas que ha llegado hasta nuestros días que es cada vez más discutible.

Ya no es lo que era

Aunque esto sigue produciéndose (retrasar la entrada al mercado laboral alargando los estudios, para obtener después un mejor empleo y mayor salario) en los últimos 15 años se han producido una serie de acontecimientos que han cambiado esta realidad:

  • Demasiados titulados: La creación de nuevas universidades en las últimas décadas ha hecho que hubieran cada vez más titulados, superando la demanda que pudiera existir de ellos en el tejido económico del país.
  • Titulaciones que no se adaptan al mercado: Con la complejidad de la economía, la mundialización y las nuevas tecnologías como Internet, los estudios universitarios que eran válidos durante un largo periodo de tiempo, ahora se quedan caducos en poco tiempo y raramente se adaptan bien a las necesidades del mercado.
  • Universidades públicas, la calidad no cuenta : Los dos puntos anteriores proviene en parte debido al sistema de universidades públicas que se financian vía impuestos y no requieren dar una formación de calidad a sus alumnos para seguir existiendo ( como pasa con el resto de empresas privadas).

Con estas circunstancias nos encontramos con un panorama desolador para muchos que alentados por sus padres, prefirieron no trabajar (ni ganar dinero) para formarse durante más años, creyendo que iban a tener mejores oportunidades en un futuro. Algunos que eligieron este camino hoy se ven realizando trabajos que ya hubieran podido hacer con su formación preuniversitaria.

Es por eso que los padres en la actualidad no pueden continuar con las mismas premisas que siguieron sus progenitores y deberían plantearse la formación de sus hijos más allá de la simple elección de universidad y de titulación.

Mr Obrero
Comparto mis reflexiones sobre desarrollo personal, emprendimiento y economía, con el ánimo de alcanzar una vida enriquecida de experiencias, llena de sueños cumplidos y de metas aún por conseguir.
Mr Obrero

@MISTEROBRERO

Desarrollo personal para alcanzar el éxito en la Nueva Era 2.0
25 consejos para dejar de estar solo o sentirse solo en la vida https://t.co/lguWyFhHqn #Motivación - 3 semanas ago